Buscar
  • Veronica Morera

Mini-guia para sanar una relación tormentosa con la mente

Actualizado: 2 de dic de 2020

"Todos los dioses, todos los cielos, todos los infiernos, están dentro de ti"

- Joseph Campbell

​​

El único requisito para iniciar este viaje de sanar es la intención de vivir de forma diferente a cómo lo haces ahora. Este es un camino con desafíos, miedos y dudas. También es un camino con descubrimientos, valentía y humildad. Te traigo algunos pasos que puedes seguir si has decidido que tu relación con tu mente, emociones e identidad es tormentosa y que quieres hacer algo al respecto.

1) Realmente decide si tienes un problema.

​​

Este paso requiere honestidad.


Si no crees que tu relación sea "lo suficientemente mala", puede que no necesites implementar mucho (porque no hay relación tormentosa con la mente) o que no estemos listos para un cambio. Trabajar una relación tormentosa con la mente requiere mucho compromiso. Uno no ha de tener más opción que intentar vivir de una manera diferente porque los viejos hábitos, conductas y creencias solo nos hunden más profundo y esperamos que haya otra forma más pacífica de existir. Tu eres la única persona que puede decidir que tienes una relación dañina con tu mente. Solo tú has de decidir si deseas cambiar esto.

2) Empezarás solo o buscarás un guia/grupo?


Es posible que te sientas más cómodo leyendo un poco primero y abrirte con otra persona más adelante, o puede que ya hayas decidido que quieres ayuda externa y apoyo inmediatamente para desenredarte de la mente. Eventualmente, necesitarás un guía, incluso si no estás seguro de ello ahora.


Un guía es un mentor que te enseña cómo alcanzar y vivir desde la luz dentro de ti con apoyo de tu comunidad.

​​


A lo largo de nuestras vidas tendremos muchos guías. Puede ser una persona de tu familia, un miembro de un grupo espiritual, un psicólogo, un maestro, un amigo, un animal o la naturaleza. Éste te enseñará cómo escucharte e interpretar tus experiencias mientras aprendes a hacerlo por tu cuenta (autoregularte y co-regularte). Ofrecerá apoyo congruente y amor incondicional (lo que significa que no hay condiciones para que tu seas suficiente). Un guía necesita alinear palabras y acciones, mostrándote cómo llevar teoría a práctica.

Muchas veces necesitaremos más de un guía. Es común tener varios mentores en nuestra vidas, cada uno enseñando algo diferente en diferentes momentos. Necesitarás encontrar lo que te habla más profundamente en este momento.

¿Qué guía necesitas? La relación con tu guía es lo más importante. Más importante que los métodos, las enseñanzas o la terapia en sí. Por lo tanto, tu guía es alguien que te escucha y en quien puedes comenzar a confiar. Tu guía debe creer que la relación de un humano con la vida y su mente involucra: cuerpo, mente y espíritu dentro de un ecosistema. Es decir, no buscaremos trabajar solo un aspecto.



La salud mental no se trata solo de la mente.


Necesitamos trabajar todo.


Asegúrate de elegir un mentor o guía que crea esto y lo practique al referirte a otros que puedan profundizar las áreas que no domina (equipo multidisciplinario). Recuerda, no existen pastillas mágicas ni humanos que son semi-dioses. Ningún guía es una Enciclopedia o un experto en todo. Este nivel de humildad es importante, enseñandote que practica lo que enseña. Un guía o mentor también necesita creer que sanar es posible, si no es así, ¿entonces qué te queda a ti por creer? En relacion a guias, querras cubrir los tres aspectos de mente, cuerpo y espiritu bien sea con un o varios guias.


¿Dónde encontrar el guía que deseas? Si no sabes dónde buscar, puedes empezar decidiendo si puedes costear económicamente ayuda privada o si buscarás apoyo gratuito, templos espirituales y/o servicios financiados por el gobierno.


Cuando se trata de guías del espíritu, muchos centros de meditación o budismo tibetano ofrecen programas y talleres, y aunque no suelen hablar de "desórdenes alimentarios" o "depresión" per se, ofrecerán nutrición espiritual, comunidad y pueden conocer a alguien que pueda ayudar con otros aspectos (mente y cuerpo). También puedes buscar talleres o retiros de Mindfulness (atención plena) en tu ciudad (en Google) o preguntando en estudios de yoga (estudios de yoga espiritual o de movimiento funcional consciente; no de yoga y fitness desde gordofobia).


Cuando se trata de guías de la mente, puedes decidir si deseas encontrar a alguien a través de recomendaciones (tal vez un amigo que estaba pasando por un momento difícil puede decirte quién lo ayudó), Google (asegúrate de usar palabras claves como psicoterapia integrativa), redes sociales (Instagram o Facebook y visitar su sitio web). Cuidado que ser popular (un blogger o influencer en las redes con muchos seguidores) no te hace un profesional de calidad o capacitado. Querrás sentir algún tipo de conexión con la manera en que la persona escribe, que haya compasión detrás de sus acciones y que su estilo de vida sea congruente con lo que deseas cosechar. Otra opción es visitar un centro que ofrezca apoyo con la mente. En este campo, querrás evitar a los profesionales que te consideren roto y ayuden a victimizar y aislarte aún más. Tu guía necesita practicar lo que predica. Si te trata como alguien débil, entonces tú también te verás como alguien débil.


Cuando se trata de guías del cuerpo, un nutricionista, un dietista, un médico ayurvédico o naturópata son excelentes opciones y la forma de encontrarlos es muy similar a los guías de la mente (explicado anteriormente). Aquí querrás encontrar un guía que se especialice en la microbiota intestinal (vinculada con las emociones via eje intestino-cerebro) y que trate el cuerpo como un templo a respetar, y no lo confunda con la superficialidad de un cuerpo de revista (ser modelo y salud no son sinónimos), sino que busque enseñarte a escuchar a tu cuerpo (señales de hambre y saciedad, antojos, cansancio, etc.) sin dieta de por medio. El movimiento físico también es importante, pero una vez más, el movimiento del cuerpo lo haremos de manera consciente y no guiados por el ego. Evita aquellos que recomiendan comidas trampa, comidas restrictivas o perfeccionismo y prefiere a aquellos que se adhieran a comida real y local, alimentación consciente, alimentos culturales y sociales, respetan alimentación emocional, posean consciencia de privilegios y conozcan salud intestinal.

¿Qué tal profesionales de salud en medicina alopatica, como médicos de familia o psiquiatras? Pues es muy probable que los guias de la mente o cuerpo que contactes ya tengan contacto con un profesional en tal area y ellos pueden refierir si consideran necesario. Queda a discreción de la metodologia que prefieran y tu caso en particular.

Es muy que probable que tengas varios guías a lo largo de tu viaje. Idealmente escogerías al menos dos guias de diferentes areas para empezar. Por ejemplo, espiritu + mente o cuerpo + espiritu, etc.


Puedes encontrar sesiones privadas en psicologia, grupales y un kit audiovisual con mi equipo. Incluyendo nutrición y psiquiatria en caso de ser necesario.


3) Encuentra un libro que te hable.


Con demasiada frecuencia los libros son pasados ​​por alto. Los libros son una importante fuente de nutrición mental y, en muchos casos, ofrecerán información, enseñanza y ejercicios para que puedas comenzar a transformar la forma en que te relacionas contigo, tu comida, tu mente y el mundo. También ofrecen compañía.


El libro que elijas dependerá de dónde te encuentres en tu viaje. Recomiendo visitar una librería y explorarlos físicamente. Si esto no es posible, puedes pedir uno en línea después de leer la sinopsis. Respeta además tus ritmos de lectura. Da permiso que el libro se introduzca a ti.

¡Los grupos de discusión de libros son increíbles y muy recomendados en el sanar!


Sin embargo, son difíciles de encontrar, ya que no tienden a anunciarse en línea o ser “populares” en nuestra era tecnológica. Tu mejor opción es preguntar en templos religiosos o espirituales o en centros de meditación. Últimamente hay más círculos de mujeres o clubs de lectura (como el de Mariana Matija en Patreon). Yo también he creado un espacio consciente para rituales de lectura este invierno por Canada.


Leer y debatir en grupo es nos ayuda a poner en palabras nuestras experiencias y a sentirnos parte de un todo. Nada puede sustituir esta antigua práctica de compartir conocimiento y desarrollar sabiduría.


He creado una lista de libros que recomiendo, divididos por tema. Si deseas, ve y échale un vistazo. Tus libros demostrarán ser un maravilloso amigo y compañero al que siempre podrás regresar.

4) Si sigues repitiendo las mismas cosas, obtendrás el mismo resultado: cambia.

Hay una cita de Andy Warhol que lee: "Siempre dicen que el tiempo cambia las cosas, pero en realidad tienes que cambiarlas tú mismo". Esto es muy cierto. Ahora comenzamos a sumar y restar en dos lugares de nuestras vidas: Tu rutina diaria y la forma en que respondes a las cosas.

Con tu rutina diaria, tienes aquí algunas ideas de lo que puedes agregar:


  • Meditación en silencio de 3-5 minutos: necesitarás un libro, una aplicación (App) o, al menos, un video para comprender cómo hacerlo, como en el video "Cómo meditar". Esto te dará la oportunidad de notar el ruido en tu cabeza y despertar el observador del ruido. Te devolverá el poder de decisión sobre qué hacer con tus pensamientos y dejar a la mente en paz (ella simplemente es, deja el control obsesivo y conócela). Es un entrenamiento tanto de la mente como del observador de la mente. Habrán momentos donde será mas fácil hacer espacio para esto y momentos donde lo evitarás. No te preocupes, sé consciente de que lo evitas y aprende de ti mismo en el proceso.

  • Ten momentos contigo: es difícil amar a alguien de quien no sabes nada como nos dice Jason Connell en "Loving yourself is really f***ing hard". Puedes comenzar a conocerte simplemente caminando un par de minutos sin distracciones (lo que significa que no hay celular). También puedes ir a un café, un museo o una noche de cine en casa. Lo que sembramos aquí es conocer cómo te sientes en el mundo y contigo. Sugiero hablar contigo mismo en voz alta. Esto es lo que se llama la relación niña-madre / niño/padre que tenemos con nosotros mismos y a la que recurrimos en tiempos difíciles y necesita de escuchar, creatividad, humildad, perdón y sabiduría.

  • Elige relaciones que te nutran, no que te agoten: este paso suele traer auto-engaño. Así que, sé honesto y valiente sobre quién te alimenta en tu vida y recorta aquellos que te hunden, y esto no tiene por qué ser perfecto ni egoista. Es inteligencia emocional en cuanto a patrones de relaciones tóxicos y de energía que quizás en este momento no tienes para dar extra. Date una oportunidad de probar y proveerte un ambiente para sanar. El sanar necesita un espacio y entorno para ello. Esto también incluye limpiar tus redes sociales. Con las redes sociales, borra tantas cuentas o personas puedas, que te estresen o despierten una mente oscura. Esto no tiene nada que ver con el valor de la persona, simplemente no te está ayudando a nutrir lo que necesitas ahora, así que no hay razón para que se queden. Puedes construir nuevas relaciones visitando cafés, estudios de yoga, mercados de granjeros o talleres que atrae a personas que están sembrando lo mismo que tu. Esto puede llevar tiempo, especialmente si has emigrado, pero valdrá el esfuerzo.

  • Contacto con la naturaleza: árboles, animales, agua y la tierra son increíbles sanadores. Necesitas comenzar a tocarlos, acostarte sobre la grama o mirarlos con una mente y corazón abiertos. ¿Piensas que es ridículo? Saluda a tu ego, que saldrá varias veces a lo largo de tu camino y se cree superior o inferior, tratando de defender tu imagen pero realmente lo que hace es separarte y privarte de probar o usar tu voz. La naturaleza se ha estudiado durante mucho tiempo en el sanar una relación tormentosa con la mente, y su ciencia es muy respetada en temas que tratan la salud mental. Puedes planear algo tan simple como salir del edificio donde vives o mas elaborado como un viaje a un bosque, parque o playa. No solo hagas esto como un zombie, observa cómo eres parte de algo más grande, siéntelo, no solo lo pienses. Asegúrate de respirar aire conscientemente y mirar hacia el cielo infinito, incluso si solo haces esto en tu camino hacia tu carro o el autobús. Comienza a crear el hábito de salir de la prisión de tu mente y hacia la inmensidad del Universo. ¿Confinado durante pandemia? Pues entonces conecta a través de plantas en casa, brisa en la cara con una ventana abierta, agua en la ducha y el ritual de cocinar.

  • Conéctate con tu cuerpo: tu experiencia humana sería imposible sin esta sabia y bella forma física. Tu cuerpo te está hablando constantemente, con señales, límites y antojos. Es tu responsabilidad escuchar, respetar y ofrecer oportunidades de crecimiento, fortalecimiento y equilibrio. Esto no significa que buscaremos una salud perfecta. En cambio, este punto trasciende ese concepto superficia