Buscar
  • Veronica Morera

¿Estás enamorada del suicidio?

Advertencia ⚠️ Contenido delicado autolesiones, suicidio.


Lo que les estoy por compartir lo escribí en 2018 y fue tan en carne viva que deseo compartirlo de nuevo levemente modificado.


Con escribir pretendo expresar lo que muchos de nosotros no nos atrevemos a hablar: el arte de ser humano y la oscuridad en ello. Si esto ayuda a una persona a sentirse acompañada y comprendida, entonces habré cumplido con mi trabajo.



Después de leer la noticia de la muerte de Avicii en el 2018, noté la sensación que tienes después de oler un pastel recién hecho, hambre. Suicidarse sabía bien. Fue intrigante; misterioso y en su momento pensé... "¿Sigo enamorada de eso?"


Era como ese extranjero que llega a una ciudad y despierta la curiosidad de sus habitantes por saber qué historias y sentimientos se esconden tras las paredes de la vida estructurada y tranquila del pueblo. Sentí envidia. "También era mi plan sabías?", mientras sentí que acababa de abrir una puerta, la cual me disponía a aventurar con el mas sumo de cuidado.

Esto no es algo que se habla o entiende, al menos que uno haya tenido un "amante" similar. Tal vez se llame pareja abusiva, alcohol, drogas o autolesiones, cuyos recuerdos y sentimientos aparecen de vez en cuando para señalar que mi vida han tocado.

Cuando tenía 13 años me enamoré del suicidio. Sentí romanticismo en el drama y catástrofe que rodeaba el suicidio, y no pude dejarlo. Podía esconderlo por un tiempo, pero sabía que estaba allí ... esperando... y en alguna parte de mi, asi lo queria. Tuve una relación muy profunda con la idealización, preparación y práctica en torno al suicidio que llevaron al autoabandono. Lo que siguió fueron muchos años de psiquiatras, salas de emergencia, vivir en hospitales psiquiátricos, psicólogos, terapeutas, drogas, alcohol, mucha autolesión (incluyendo etiquetas como Trastorno Bipolar, Trastornos de la Conducta Alimentaria, Trastorno de Personalidad Limite y Trastorno Obsesivo-Compulsivo) y ser estudiada como un extraterrestre, mientras los demás quedaban perplejos ante las aparentes experiencias ‘bioquimicas’ de mi cerebro.

No fue hasta Noviembre de 2014 (tenía 26 años) que con el apoyo que genuinamente necesitaba y que yo estaba lista para recibir, cuando algo 'hizo clic' y esa fue la última vez que visitó el 'comportamiento y obsesión suicida'. Tomé la decisión de romper con éste y dejarlo, fue muy difícil alejarse y decir adiós, parecía ser la única forma de vivir (¿o morir?). Cuando desperté ante mi vida lo que encontré fue una identidad rota, inconsciencia y tener que reconstruir una relación con amor y valentía, desde cero.


Me han preguntado en ocasiones cómo es que todavía me arranco el pelo (etiqueta del trastorno obsesivo compulsivo de la Tricotilomanía) si soy tan consciente y me siento plena. Una pregunta tan simple, pero la respuesta que se me vino a la mente fueron preguntas: "¿Por qué piensas que la conciencia es suficiente? ¿Por qué te centras en los síntomas en lugar de simplemente preguntarme cómo me siento y por qué lo hago? ". Pero decido no fingir, manipular y esconder emociones o negar mi experiencia. Escojo escuchar. Después de todo, fui la directora de la orquesta del ego y una vida llena de expectativas. La actriz principal de la película "Dime qué ser y así seré". Ya no. Mientras escribo estas palabras, no me preocupa lo que otros puedan pensar. Mi vida no está en manos de mentes o egos. Casi me suicido por eso. En cambio, muestro mis colores cuando siento que quiero, preguntando si es por amor o miedo. ¿Esto es para seguridad falsa o expresión? ¿Esto es útil para otra persona o traerá más sufrimiento? ¿Se siente ‘fiel hacia mí'? Y que es que amigo mio… ese el trabajo… y eso no le gusta al miedo… ni al suicidio.

Mientras escribo esto, puedo sentir que mi ex-amante ‘suicidio’ pierde interés. No le gusta que sea yo misma. No le gusta que viva por amor. No le gusta que sea paciente y confíe. Al mismo tiempo, empiezo a verlo menos como un amante y mas como adrenalina o una droga, que promete muchos efectos a corto plazo pero no ayuda a adaptarte. Te deja colgando de un hilo y te hunde 6 metros bajo tierra, en la oscuridad. El suicidio fue como esa abusiva ex-pareja de la que estaba enamorada, encaprichada. Solo alguien que también ha estado en una relación abusiva podría entender que quiere irse y amarlo al mismo tiempo. Te desgarra por dentro. Te confunde.


Busqué en Google 'enamorado del suicidio' y no encontré nada con lo que me haya conectado. Me encontre en una habitación vacía y mis palabras hicieron eco, pues no habia mas nadie allí. Entonces elegí escribirlo. He sentido esto antes, y elijo ser paciente. Elijo ser honesta. Elijo no rodearme de otros que me victimizan porque ¿cuándo fue la última vez que eso funcionó? Me ofrezco compasión y permiso de ser humano.

El arte de ser humano no es una línea recta. No hay una "forma correcta de ser humano". No hay un manual a ejecutar ante duda e incertidumbre, por lo que uno aprende a sentir y responder de una manera fiel a su intención. Solo hay dos intenciones: amor o miedo. Así que voy por el camino encendiendo una antorcha. Puedo ver a mi ex-amante pero no necesito responderle. Lo desvisto y llamo por lo que es: placer, ego, mente, sabor, hambre. No ignoro y no me resisto, simplemente observo. Al hacerlo, se derrite.

- 24 horas después de lo escrito arriba -

Un día ha pasado desde que comencé a escribir este post y mi ex-amante se ha ido. Cuán fácil podría haber sido regresar si no hubiese puesto en práctica la espiritualidad de la que hablo. Qué sencillo es derrumbarse en presencia de ego y dudas si no me permito ser humilde. Incluso, aun si me derrumbara, estaría a mi lado para apoyarme. También medité y agradecí al Universo por esta experiencia, porque también puedo ayudar a guiar a otros y decirles lo que he encontrado cuando caminé por este sendero. Puedo decirles lo que hay detrás de la pared. Lo que encontré es que la oscuridad es parte de la vida, pero si practicas la luz, ninguna cantidad de oscuridad puede engullirte. No use el ego para comparar con el pasado (qué uso podría tener, excepto alimentar el mismo ego y disminuir mi propia luz), he conectado con en el presente y no me aferré a expectativas sobre el futuro (tengo deseos, sueños y preferencias, pero acepto que un semidios no soy). Practico sentir, practico escuchar y practico ser sincera conmigo, aun en una sala llena de miedo. Podemos aprender a usar amor incluso en los lugares más aterradores.

Si tu o alguien que conoces necesita ayuda urgente llama al 1-800-628-9454 (Español)

o visita Suicide Prevention Lifeline.

No estás solo y hay salida.

Mi equipo y yo trabajamos usando psicoterapia integrativa y podemos ayudar a sostenerte si ello necesitas. Puedes leer información aquí.

501 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo