Buscar
  • Veronica Morera

5 Pasos para trascender ego durante la pandemia

Actualizado: mar 20

Ante miedo y amenaza el ego siempre quiere salir a brillar. Y es normal. Parte de ser humano y tener una mente y emociones. Hay un componente inteligente y adaptativo de usar el ego en situaciones muy puntuales cuando agotados. Como cuando eres menos honesto con tu opinión solo para evitar una pelea con alguien, sintiendo que quizás no eres libre de expresar tus valores pero que no tienes la energía de re-direccionar la actitud defensiva de la otra persona. En mi libro Zombie de Ego hablo más a profundidad de los orígenes evolutivos del ego.


¿Pero por qué es probable que suba el ego durante la pandemia? Pues agotamiento y fatiga son terrenos que facilitan enormemente el uso del ego de forma excesiva para buscar seguridad y calma, pero es una seguridad muy corta y neurótica (control, perfeccionismo, egocentrismo del yo-yo) que facilita ansiedad, desespero y rencor/miedo con la vida.


¿Cómo escoger esencia cuando estamos exhaustos y atravesando un trauma colectivo?

Pues primero, estar descansados no tiene que ver con descansar (dormir) o estar en casa exclusivamente.


Descansar es manejar una estimulación óptima de excitación y relajación que permite sentir seguridad, pertenencia y presencia.

Casi nadie se siente descansado a estas alturas, así duerma o no.


Por eso buscaremos descansar estando exhaustos. Es una de esas paradojas, que cuando la aplicamos podremos entender.


Esto significa sino acciones minimalistas orientadas hacia lo que podemos hacer. Un empoderamiento dentro del sentirnos sin poder. Y por lo menos para mi con dos peques 👶👶 , un uso de la mente y cuerpo que traiga esperanza, ilusión y habitar el ruido del presente sin perfección pero con herramientas que suavicen el cansancio es indispensable para atender-nos (así no cumpla mis ideales pre-pandémicos).





Lo he dividido entonces en 5 pasos para que hagamos un uso inteligente de ego aún nutriendo esencia en plena pandemia. Vale acotar que cada historia es única y diferente y por eso adapta esto a ti, siempre con compasión y sin nutrir culpa o vergüenza. Nadie es mejor por practicar esto.


Nos invito a que hagamos pausa y notemos lo siguiente:


1. Nivel de cansancio.


Tu cuerpo, tus ojos, tu sistema digestivo y sistémico (dolores de cabeza) todos te indicarán el nivel de burnout y agotamiento que experimentas.


Lo importante aquí es no hundirte en victimización, sino reconocerlo como un estado del presente. Un estado que por mucho que lo niegues, es.


Nota a lo largo del dia qué hace que este nivel varie. Empieza reconociendo de la escala del 1 al 10 dónde estas y qué personas, entornos, actividades y pensamientos lo mueven hacia descanso o hacia cansancio/frustración. Cuando en cansancio, nota qué es lo que más se te dificulta: ruido, demandas, miedo, pensar.


Ahora procura tener mucho apoyo y anclas de la mejor manera que puedas durante esas horas o actividades bien sea teniendo alguna mandala, rezo, música, plantas, ritual o simplemente reconocer que necesitarás respirar y hasta ligeramente separarte de la situación; una ligera disociación y bajar los estándares. Trata de incluir actividades que te ayuden a sostener ese periodo de mayor estrés y reconoce lo que te permite liberar presión (a veces puede ser gritar, brincar, llorar, escribir, hablarlo en voz alta) y habitar un poco más el presente, paso a paso.

2. Nivel de concentración.


Este es un tema muy importante, pues sin algo de concentración el primer punto será muy dificil de navegar.


Atención plena es traer tu atención al presente. Concentración es mantenerla en el presente y la calidad de la mente.

No es un mantener rígido, la mente siempre se va a ir y con ello muchas veces tu atención, pero en general podemos notar cuando hemos desconectado por un largo periodo de tiempo de una actividad y cuando la mente está super distraida.


En mi programa Bosque Pantanoso y J*dido, vamos a hacer una semana de semi-silencio y pasaremos de ruido-vacio a entrenar concentración-intención. Sin concentración se hace muy dificil que la mente descanse y que el cuerpo baje sus revoluciones y por ende regule el sistema nervioso.


3. Qué hambres tienes.


Podemos tener hambre de vivir, de expresarnos, de dormir, hambre social, de silencio, de internacción, de novedad, de viajar, etc.). De aqui salen objetivos.


Ahora viene un uso más directo de ego. Puedes usar la mente para fantasear acerca de lo que te gustaría hacer + saciar, asi sea levemente, estos hambres con creatividad usando lo disponible en el presente.


Por ejemplo, quizás quieres viajar pero como podemos, asi sea solo un poco, satisfacer esto hoy? Quizás sea reorganizar los muebles de tu casa, cocinar algo nuevo, salir a caminar si puedes por una nueva calle. Puedes darte permiso de ver en televisión algún programa de viajes y hasta hacer un evento de ello (tu bebida preferida, una pijama cómoda y quizás nueva - tocando el hambre de novedad ahí tambien). Reconozco que hasta estas pequeñas acciones se pueden sentir inmensa pero ve con calma. Puedes empezar con televisión o comprar una pijama solamente (placer y así relajar un poco de tensión) y luego con calma moverte hacia acciones más complejas como cocinar.


4. Nivel de compasión.

Dentro de todo jamás olvides cuidar la relación más importante: contigo mismo. Sin esa relación todo lo demás se cae. Date permiso de reconocer cómo te hablas, el nivel de presión/exigencia y la flexibilidad que tienes cuando las cosas no salen como quieres. En mi Patreon (membresías + comunidad + podcast exclusivo) saldrá el 15 de Febrero el episodio #12 Auto-compasión ante resistencias para poder navegar excusas y auto-sabotaje con una mirada gentil.


Para hacer cambios y adaptaciones necesitamos de una comunidad segura y algo consciente (versus espacios de chantaje emocional, usar vergüenza para motivar, etc.). No tengas miedo de desafiar tu horario. Tus rutinas. Tu tiempo. Y hasta la forma en que cuidas tus propias prioridades.


¿Esto que estás haciendo está saciando tu llamado, necesidades económicas básicas y fortaleciendo tu inter-dependencia desde un lugar armonioso? ¿O estamos en un espiral para abajo de drama, pobreza y soledad? En pandemia esto es dificil y vemos múltiples factores del entorno contribuir (o no) en bienestar.


Date permiso de notar los pequeños detalles que puedes hacer y sobretodo crear un entorno compasivo y que te permita descansar en el cansancio. Estás leyendo esto... y ya eso es compasión y un regalo para ti.


5. Estado de comunidad.


Dar es parte de nuestra salud. Poder ofrecer nuestros dones, apoyo y servicio nutre la sensación de propósito alineado a perternencia. Eso si, siempre que recibas tambien. Estas dinámicas con nuestro entorno no se limitan únicamente a humanos, sino que son interacciones significativas que nos hacen sentir seguros y que podemos ser genuinos incluyendo ayudar a recaudar fondos para una causa que apoyamos, limpiar la calle si está sucia, saludar a tu vecino, y espacio físicos que te conecten. Comunidad es fluidez y consciencia del Ser interdependiente que somos.


En estos momentos, mucho se ve limitado pero no está completamente ausente, y vamos a necesitar adaptarnos y con mucha creatividad probar, aún cuando se quede corto, al menos es algo.Eso puede incluir WhatsApp y Zoom con seres queridos pero tambien algo nuevo que quizás obtenias afuera (ej. ya no puedes ver a tu comunidad de yoga) así que creas el hábito de rezar, leer y escuchar podcasts de espiritualidad. Lo ideal es lo que tienes al frente con compasión y creatividad. Puede ser bailar y conectar via la música y movimiento con dolor y otros, alimentar pajaritos en tu ventana semillas (revisar que sean adecuadas para ellos), crecer y cuidar plantas, leer libros... comunidad no es "tener buenos amigos". Eso puede ser parte, pero comunidad es mucho más que eso y en tiempos de pandemia con tanta hambre social aún con frustración podemos sentirnos unidos en estos actos sencillos.





En esta pandemia revisar diariamente estos 5 nos permite priorizar. Necesitamos ver nuestra atención como una comodidad muy valiosa. Una inversión de energía que nos suma o resta en satisfacción de vida, sin buscar permanencia de felicidad sino aprender a habitar infelicidad.


Nota la inversión de "tiempo", energía y dinero que haces y el grado de inteligencia que ello tiene para alinearlo de forma más funcional y que realmente nos traiga resultados satisfactorios con sentir plenitud.


Si te llama, doy consultoría privada de estado egoico y mente aquí.


Gracias por tu confianza. Sigamos paso a paso.

829 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo